saviodani

Merodeando por el jardín

In MICRORRELATOS on noviembre 4, 2010 at 9:10 pm
No era un fantasma quien surgió entre la niebla fría del congelador y aunque todos daban por hecho que debajo de ese velo blanco se escondería la identidad de la víctima, allí sólo encontraron una parte del mismo: dos pies, una mano y algo de cabello esparcido por el suelo. El asesino, no sólo se había ensañado, sino que además se estaba deleitando con su obra de arte, informaron los forenses. Las huellas recogidas pronto apuntaron a un único culpable: el propietario de la casa, un vecino del barrio, cuyos antecedentes –dos intentos de asesinato y tres de robo- le colocaban irremediablemente en el punto de mira. Además, seguía sin dar señales de vida. Del resto del cuerpo no se supo nada más. Algunos testigos me acaban de asegurar que fue ayer la última vez que lo vieron, merodeando por su jardín. Entonces, resolutivo, vuelvo a mirar los restos y concluyo: siguen vivos y no debe andar muy lejos.

Peso: 159 palabras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: