saviodani

2012

In MICRORRELATOS on enero 9, 2012 at 11:45 am
Aquella noche del 24 de diciembre no tenía nada que celebrar ni regalos que recibir. Es más, había decidido que el momento apropiado para acabar por fin con mi asfixiante vida iba a ser exactamente a las doce de la noche, coincidiendo con la llegada del nuevo año: mi muerte merecía estar a la altura. Entonces, sobre el puente y con mirada gacha y resignada conté mis últimos números: diez, nueve, ocho, siete… Abajo, otro hombre yacía entre el rocoso acantilado.

Iba de rojo.

Peso: 83 palabras

Anuncios
  1. ¿Otro que no resistió el stress que genera trabajar un día al año?

    Buen micro, Daniel.

    Un saludo,

  2. Este sí que me gustó.

    Muchos saludos, Daniel. Tenía tiempo que no andaba por aquí.

  3. Hola, me gustó mucho, pero el 24 de diciembre no termina el año…
    Saludos.

  4. Tienes toda la razón Mónica. Lo que pasa es que lo envié tal cual y preferí dejarlo así.

    Gracias de todos modos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: